Buscar

 
Chocolaterie since 1895
Fruto de cacao en el árbolGrano de cacao en saco de yuteTest de corte de grano de cacao de Madagascar
Fruto de cacao en el árbol
Grano de cacao en saco de yute
Test de corte de grano de cacao de Madagascar

Historia del chocolate

Los orígenes

La tradición del cacao como alimento sabroso se remonta a 2.000 años. Según el conocimiento actual, se sospecha que la prueba de cacao más antigua se encuentra en una vasija de arcilla de Honduras, ya que, en ella, se encontrarón trazas de teobromina haya por el año 1150 a. C., un componente que en Sudamérica sólo se encuentra en el cacao.

Es cierto que los Olmecas de los valles de México disfrutaban del chocolate hallá por el año 1000 a. C., sobre todo, se presupone, en forma líquida. Desafortunadamente no hay fuentes de información que indiquen como se preparaba para su consumo. Las plantas de cacao, en sí, se descubrieron en el 1500 a. C., en México.

Los mexicanos reconocieron el valor del cacao relativamente pronto. Lo consideraban algo sagrado. Es por ello por lo que solo nobles, curas y guerreros tenían permitido su consumo. Según una leyenda, el cacao fue traido al mundo por el Dios Quetzalcoatl – el emplumado Dios del Viento. El cacao se bebía en vasijas especiales, que luego eran usadas en ofrendas funerarias, lo cual demuestra el alto valor que se le confería al cacao.

Pero el valor del cacao no sólo estaba en su sabor y efectos estimulantes, sino en la vaina propiamente. Los mayas las usaron como medio de pago, como más tarde harían los Aztecas, indicador del valor que le conferían al cacao. La tradición indica que se desarrolló como «falsa» moneda (mediante su coloración e hinchamiento) y eran depositadas en cámaras de tesoro –parece que una cámara imperial llego a contener hasta 960 toneladas de esta preciada mercancía.

El cacao llega a Europa

El descubrimiento de América trajo consigo el descubrimiento del cacao. Cristobal Colón, sin embargo, nunca llego a degustar la exótica bebida. Sería Hernán Cortés el primero en importar el cacao a Europa en el siglo XVI, introduciéndolo en la Corte Española. En un principio no tuvo gran aceptación por su sabor amargo, pero cuando la gente de la Corte Real empezó a experimentar con miel y caña de azúcar, el sabor cambió gradualmente. Se dice que el cacao era tan escaso y caro que sólo los nobles podían permitírselo – la gente del pueblo tuvo que privarse del cacao por el momento.

¿Qué es el cacao?

El nombre latino del cacao es «Theobroma cacao» que traducido significa alimento de los Dioses. El árbol caulíforo, de hasta 15 metros de altura, crece solo en zonas tropicales, generalmente a la sombra de árboles más grandes. Cada año surgen hasta 100.000 flores directamente del tronco –las que son polinizadas se convierten en largos y gruesos frutos con forma de calabacín alargado que según van madurando adquieren un color más amarillento y oscuro. Estos frutos contienen hasta 50 granos envueltos en una pulpa blanca y viscosa. Esto es el cacao y, solo una vez procesado mediante la fermentación y el secado, las semillas desarrollan su característico aroma.

Del chocolate para beber al chocolate sólido

No fue hasta principios del siglo XIX cuando se desarrollo completamente un método para el procesado. Un holandés, Van Houten, prensó y trituró los granos de cacao en su fábrica de Amsterdam y separó, con ello, la manteca de cacao del cacao. Con el desarrollo de este procedimiento, el cacao se extendió por toda Europa. Servía ya como reconstituyente y se vendía en farmacias. Paralelamente, se fundarían las primeras fábricas de chocolate en Alemania y Holanda.

El primer chocolate para comer se fabricaría en 1847 por la empresa inglesa «J.S. Fry & Sons». Pero una de las variedades preferidas en la actualidad, el chocolate con leche puro, no se conseguiría fabricar hasta 1875 por el suizo Daniel Peter, quien mezcló la masa de cacao con leche en polvo por primera vez mediante una simbiosis que se convertiría en un verdadero clásico en la industria de los dulces. Posteriores desarrollos, como el laminado o el proceso de conchado, harían un chocolate cada vez más fino, sabroso y más fácil de derretirse.

En la actualidad el chocolate es más popular que nunca. El consumo per cápita en Alemania es de casi 9,3 kg de chocolate, equivalente a aproximadamente a 2 tabletas de chocolate completas a la semana. Desde hace ya años, los chocolates ecológicos y de comercio justo se han hecho un hueco en el mundo del chocolate. Bajo el lema «Disfrutar con buena conciencia», los consumidores con conciencia ecológica buscan la calidad sin la utilización de químicos en las materias primas, mostrando así su responsabilidad con las personas y el medio ambiente.

Info-Zentrum Schokolade

Puede encontrar más información sobre el tema del chocolate en la página web del Centro de Información del Chocolate:
www.infozentrum-schoko.de

Documental «Desde el grano hasta el chocolate»